Pollo al limón estilo chino

pollo-al-limon-estilo-chino

Probamos una clásica receta de la cocina china: pollo al limón

Somos unos aventureros y más si cabe a la hora de elaborar recetas que nos enamoran. En este caso probamos la gastronomía asiática de nuevo con este afamado pollo al limón, un clásico en cualquier restaurante chino. Esperemos que os atreváis a probar otras gastronomías pues a pesar de que al principio suelen ser algo chocantes sus estilos de elaboración y pueden llegar a ser complejos, si les pilláis el ritmo no vais a parar de investigar y redescubriros en los fogones.

Lo primero de todo es dejar macerar el pollo con salsa de soja y pimienta en el frigorífico durante unas 3 horas. No es necesario que cubra ni mucho menos, simplemente añadimos la cantidad suficiente de salsa de soja para embadurnar las pechugas.

Transcurrido este tiempo, rebozaremos las pechugas de pollo con huevo y maicena y las freiremos en aceite de girasol, hasta que adquieran un tono dorado y una textura crujiente. Retiramos del fuego y dejamos reposar para centrarnos en la salsa.

Para la salsa, en una sartén vamos añadiendo el jugo de limón y lo mezclamos con el azúcar, vamos comprobando el sabor y añadimos un poco de miel (somos muy golosos, así que le aportamos ese toque personal), incorporamos el caldo de pollo y dejamos cocinarse durante 15 minutos a fuego suave. Añadimos una cucharada de maicena mezclada con agua para darle ese toque gelatinoso al plato, sin pasarnos puesto que las propias pechugas de pollo van a aportar también con el rebozado esa textura.

El pollo deberán estar parcialmente cubiertas por la salsa y dejarlo cocinarse a fuego lento durante al menos 15 minutos más, corregimos de sal. Y ya las podremos disfrutar como en cualquier restaurante chino.

Ingredientes para 4 personas:

  • 4 pechugas de pollo abiertas por la mitad
  • 400 ml de caldo de pollo
  • 4 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharada colmada de miel (a gusto de los comensales)
  • maicena para rebozar
  • 6 cucharadas de salsa de soja
  • 2 huevos
  • pimienta negra
  • aceite de girasol
  • sal

Notas:

  • Si nos hemos pasado con la maicena rebajamos con caldo de pollo o elaboramos más salsa en un recipiente aparte e incorporamos, siempre cuidando el sabor de la salsa
  • Sobre todo hay que ir controlando los tiempos de cocción e ir probando la salsa para acertar con ese toque agridulce
  • Podemos espolvorear un poco de pimienta blanca y una rodajas de limón a la hora de servir
  • Es un plato muy calórico así que cuidado con la dieta

Receta de dificultad: medio

Precio aproximado de la receta (4 persona): 8

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *